Consumidores
la economía de los
Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (ADICAE)
EDICIÓN ON-LINE

Barclays, HSBC, RBS y Lloyds compensarán con 7.500 millones de euros a miles de clientes a los que vendieron productos inadecuados

Mientras en otros países las sanciones por la venta de productos tóxicos inadecuados comienzan a ser relevantes, en España las autoridades continúan ‘mareando la perdiz’ y no obligan a la banca a devolver los ahorros invertidos en participaciones preferentes, deuda subordinada, cédulas hipotecarias,... productos vendidos, en muchos casos, como falsos depósitos.

06-07-2012

Ampliar imagen

Las entidades financieras británicas Barclays, HSBC, RBS y Lloyds han aceptado compensar con 7.500 millones de euros a miles de “clientes no sofisticados” a los que vendieron productos financieros muy arriesgados, a sabiendas de que no eran plenamente conscientes de los riesgos que asumían.

Se trata de un caso semejante al de las participaciones preferentes en España y que pone de manifiesto la ineficiencia de la legislación, la regulación y la Justicia españolas, así como del sistema de sanciones aplicado a la banca. Mientras en otros países se imponen sanciones ejemplares como la mencionada, en España se permite –o incluso se insta a ello- a la banca cambiar estos productos por acciones.

ADICAE insta a las autoridades competentes en la materia a que tomen buena nota de la sanción impuesta por sus homólogos británicos, y a que obliguen a las entidades financieras a poner fin al corralito de las participaciones preferentes –vendidas como si de depósitos se tratase-, con el que atraparon alrededor de 30.000 millones de euros de los ahorros de casi un millón de familias obligadas, ahora, a convertirse en accionistas de más de 50 entidades si quieren tener opción a recuperar parte de sus ahorros, aun con cuantiosas pérdidas.

Además sería deseable que las autoridades investiguen también la venta de otros productos tóxicos entre clientes minoristas, como deuda subordinada, cédulas hipotecarias, cuotas participativas, pagarés, o la inclusión de swaps o cláusulas suelo en las hipotecas, todos ellos productos dañinos para la economía de unos consumidores que, en multitud de casos, no conocían la naturaleza real de los productos contratados.


FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: [email protected], N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
La economía de los Consumidores es el periódico de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ADICAE. Edita: ADICAE Miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, del Comité Consultivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Junta Consultiva de Seguros, de Euroshareholders y de Consumers International.

La economía de los Consumidores excluye completamente la publicidad comercial como garantía de independencia para sus lectores. Se prohibe la reproducción de artículos salvo autorización de ADICAE y citando su procedencia. Asimismo se prohibe expresamente su reproducción con fines de publicidad comercial.