La Economía de los Consumidores

Jueves, 18 de Abril de 2019

Conseguir un aval en una entidad de crédito. Derechos y obligaciones del avalista y avalado

El aval es una forma de garantizar o asegurar el cumplimiento de obligaciones económicas. Quien avala (el avalista) se declara dispuesto a hacer frente a los compromisos del avalado (normalmente, el pago de una determinada cantidad de dinero) frente a una tercera persona o empresa (el beneficiario del aval) en caso de que el avalado no lo haga.

Es habitual que las entidades bancarias nos soliciten un aval a la hora de concedernos un préstamo (la entidad sería la beneficiaria del aval), pero también existen otras situaciones en las que es la propia entidad la que avala al cliente.

Las entidades de crédito ofrecen estos avales a sus clientes como un producto más, a cambio de elevadas comisiones. Para la concesión de estos avales las entidades deben contar con un “Registro de Avales”interno de cada entidad y de carácter confidencial.

 

15-09-2009

Ampliar imagen

El aval es una forma de garantizar o asegurar el cumplimiento de obligaciones económicas. Quien avala (el avalista) se declara dispuesto a hacer frente a los compromisos del avalado (normalmente, el pago de una determinada cantidad de dinero) frente a una tercera persona o empresa (el beneficiario del aval) en caso de que el avalado no lo haga.

Es habitual que las entidades bancarias nos soliciten un aval a la hora de concedernos un préstamo (la entidad sería la beneficiaria del aval), pero también existen otras situaciones en las que es la propia entidad la que avala al cliente.

Las entidades de crédito ofrecen estos avales a sus clientes como un producto más, a cambio de elevadas comisiones. Para la concesión de estos avales las entidades deben contar con un “Registro de Avales” interno de cada entidad y de carácter confidencial.

El aval puede pactarse por un plazo determinado o no. En caso de que no haya una fecha de terminación del aval, si el avalado quiere dar por cancelada la garantía, le exigirá que le devuelva el documento original, o bien le pedirá la anulación del mismo de forma clara y expresa

¿Qué tipos de avales ofrecen las Cajas y Bancos?

Avales técnicos. La entidad de crédito avala en caso de incumplimiento de los compromisos que tiene el cliente con motivo de participaciones en concursos, subastas, ejecuciones de obras o contratos de suministro, normalmente ante la Administración.

Avales económicos. La entidad de crédito avala en operaciones por las el cliente está obligado a pagar una determinada cantidad de dinero en un plazo fijado. Estos pueden ser:

    * Comerciales: Se avala el pago de cantidades derivadas de transacciones de naturaleza comercial, por ejemplo por la compra de un vehículo
    * Financieros: La entidad responde del pago de créditos o préstamos concedidos a su cliente, generalmente por otras entidades de crédito

Otras formas de aval: preaval y línea de aval

Un preaval es un documento en el que la entidad hace constar su disposición favorable, o bien su compromiso en firme, a concederle un aval en un momento posterior. La diferencia es esencial ya que en el primero de los casos no existe un compromiso formal por lo que los efectos de este documento no tendrán la misma fuerza a la hora de realizar una transacción económica o de pedir responsabilidad a la entidad.
Otra posibilidad, pensada más para las empresas que para las personas físicas, es pedir una línea de avales. De esta manera la entidad se compromete a darle al cliente avales de unas determinadas características hasta un límite determinado, que se irán firmando en función de las distintas circunstancias y necesidades.

Por ejemplo, al alquilar un piso, se exige por muchos arrendadores al inquilino para garantizar el cobro de la renta, un aval bancario por el importe de varias mensualidades.

Consejos de ADICAE a la hora de solicitar un aval

Es importante comparar entre las distintas ofertas que pueden ofrecernos cajas y bancos aunque lo más sencillo es que sea nuestra propia entidad la que pueda avalarnos, ya que ésta nos conoce y conoce el riesgo que puede llegar a asumir.

Una vez que hayamos decidido, la entidad realizará un estudio detallado del riesgo y de nuestra solvencia. Las Cajas y Bancos cada vez solicitan más papeles y muchas veces exigen como condición la aportación de alguna garantía adicional o la contratación de productos que pueden no resultar interesantes A todo esto hay que sumarle las numerosas comisiones que podemos llegar a pagar a consecuencia del aval bancario.

Tenemos derecho a que la entidad nos entregue una copia del contrato que vamos a firmar que, sobre todo, debemos leer cuidadosamente antes.

Tras la firma, la entidad le deberá entregar los sucesivos documentos de liquidación de comisiones bancarias del aval prestado. En ellos deberán figurar las comisiones aplicadas, el período al que corresponden y la base sobre la que se calculan. Es recomendable revisar esa información, a fin de detectar posibles errores o discrepancias entre las condiciones pactadas y las aplicadas y no dejar de reclamar para hacer valer nuestros derechos.

Comentarios: 1

1 - 14-02-2010 - 11:54:54 h
Lo último que yo haría hoy es ser avalista, por nada del mundo lo volvería ha hacer, si supieran los males de cabeza que esto conlleva. Es lógico que Bancos y Cajas quieran su dinero con intereses, pero llegar a la humillación con las personas como se llega hoy no, lo primero que hacen es amenazarte si no paga el avalado, el avalista se ve metido en una encrucijada de problemas por parte del Banco o Caja. ¿ Por que al avalista cuando se hace una RECESION de hipoteca ?. le obligan a firmar de nuevo y enviar la declaración de Renta del Año en curso. Me gustaria que algún ABOGADO especialista en Banca me diera alguna información.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente