Consumidores
la economía de los
Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (ADICAE)
EDICIÓN ON-LINE

Bankia, condenada a devolver 12.000 euros de preferentes tras ocultar que habían sido catalogadas como bono basura

Un tribunal de Madrid ha condenado a Bankia a devolver 12.000 euros a tres hermanos a los que colocó preferentes sin ofrecerles ningún tipo de información, ni documental ni verbal, sobre los riesgos del producto.

15-12-2014

Ampliar imagen

Nueva victoria judicial de la acción colectiva de ADICAE en el caso de la comercialización indebida y fraudulenta de participaciones preferentes por parte de la banca española. Bankia ha sido condenada a devolver 12.000 euros, más intereses, a 3 hermanos a los que colocó este producto de forma ilegal. Ya son 1.780 los afectados que han conseguido recuperar sus ahorros gracias a la acción colectiva de ADICAE, en total 51.312.217,49 euros rescatados de las garras de la banca.

En esta ocasión los hechos se remontan al 22 de mayo de 2009, cuando los hermanos contrataron las preferentes en su sucursal “de Caja Madrid de toda la vida”. Buscaban un producto sin riesgo, en el que poder rentabilizar parte de sus ahorros. Bankia se saltó prácticamente toda la normativa relativa a la información que debía ofrecer en la venta de este tipo de productos. “En modo alguno consta que, ni de forma documental ni verbalmente, se haya proporcionado una información a los demandantes sobre el producto, que reúna las exigencias legales”.

La jueza deja claro que la emisión de las preferentes tenía como objetivo “la financiación del banco”, lo que hubiera dado lugar a cuestionarse su solvencia “y el riesgo de obtener la alta rentabilidad que se acordó e incluso la pérdida de la inversión ya que ello estaba condicionado a la solvencia de la entidad”.

Además, en el auto judicial se indica que la agencia Moody's rebajó el 16 de junio de 2009 la calificación de Caja Madrid y sus preferentes, calificándolas como “bono basura ante la gran probabilidad de que la entidad no pueda pagar los intereses”. Para la magistrada la bajada del rating unos días después de la venta de estas preferentes hace presumir que “no hubo información de la situación financiera de la entidad o si la hubo no fue exacta, clara y precisa pues nadie compra a sabiendas de que puede perder todo su dinero”.

Para la jueza existía “un conflicto de intereses, pues el comercial vende las participaciones siguiendo una pautas marcadas por la entidad, que necesita financiación” ya que su situación era “mala en ese momento”, por lo que la práctica comercial está “lejos de velar por los intereses del cliente minorista conservador, como si fueran los suyos propios”. Finalmente, la sentencia también deja claro que “en el tríptico resumen se incluyen las cuentas de Caja Madrid, las cuales no se corresponden con la realidad como se desprende de la bajada del rating de la entidad por riesgo de insolvencia días después de la inversión”.

Por todo ello Bankia ha sido condenada a devolver a los afectados los 12.000 euros iniciales más intereses y, además, tendrá que hacer frente también a las costas judiciales.

Más de 51 millones de euros recuperados

Con esta nueva victoria la cifra de afectados que han recuperado sus ahorros gracias a la acción colectiva de ADICAE ya asciende a 1.780: 756 de Caja Madrid, 427 de Bancaja, 206 de Caixa Catalunya, 101 de Caixa Galicia, 85 de Caja España – Caja Duero, 62 de Caixa Laietana, 48 de Caixa Nova, 34 de Banco Santander, 19 de Caja Rioja, 16 de Caja Segovia, 13 de Caja Canarias, 7 de Cajastur y 6 de Caja Ávila. La media de los ahorros depositados por los afectados ronda los 30.000 euros. Estas cantidades recuperadas, unidas a las sentencias favorables que acumula ADICAE, hacen que la banca tenga que devolver, por ahora, 51.312.217,49 euros.

Estos datos, lejos de significar una solución real para todos los afectados, demuestran que la presión social colectiva y la acción de mediación realizada de una manera seria y profesional, son altamente efectivas. Nuestra asociación sigue reclamando una solución colectiva al conflicto.

Aunque pueda parecer que luchar contra los abusos financieros y del ámbito del Consumo es una tarea de titanes y que el pez chico nunca podrá comerse al grande, la unión y lucha colectiva de muchos peces pequeños puede hacer temblar al más grande de los tiburones financieros.

CÓMO DEMANDAR

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: [email protected], N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
La economía de los Consumidores es el periódico de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ADICAE. Edita: ADICAE Miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, del Comité Consultivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Junta Consultiva de Seguros, de Euroshareholders y de Consumers International.

La economía de los Consumidores excluye completamente la publicidad comercial como garantía de independencia para sus lectores. Se prohibe la reproducción de artículos salvo autorización de ADICAE y citando su procedencia. Asimismo se prohibe expresamente su reproducción con fines de publicidad comercial.