La Economía de los Consumidores

Viernes, 21 de Junio de 2019

Dibujos animados y alegría infantiloide para publicitar los abusivos créditos rápidos

Animaciones en 3D con personajes entrañables, robots amables, animalitos parlantes que dan ganas de acariciar, voces y melodías de tono infantil y alegre... El objetivo, desdramatizar y restar importancia a un acto que exige máxima responsabilidad, como la firma de un crédito. La publicidad de los créditos rápidos es una trampa para los usuarios.

01-09-2014

Ampliar imagen

La publicidad que las empresas de créditos rápidos insertan en la televisión y los medios audiovisuales desdramatiza y frivoliza una acción económica que exige al consumidor máximo compromiso y máxima conciencia, como es la contratación de un préstamo. Así se desprende de los spots que, con gran frecuencia, aparecen en los anuncios televisivos de las grandes cadenas españolas, así como en los principales buscadores de vídeos on line.

En estos anuncios, las empresas presentan el hecho de contratar un crédito rápido como algo de andar por casa, cotidiano y amable, y que, además, casi hasta supone una alegría para el consumidor. Así lo hace, por ejemplo, la prestadora Kredito24, que presenta uno de sus anuncios en internet de la siguiente manera: "Nuestro simpático amigo Jose está un poco agobiadete, pero parece que ha encontrado la solución con Kredito24".

El anuncio es un sketch de animación 3D en el que Jose, el amigo "agobiadete" busca unas vacaciones para desestresar también a su pareja, a la que siempre "le duele la cabeza". No tiene dinero, pero gracias a Kredito24 obtiene la liquidez necesaria para hacer una escapada que, además, anima su 'vida sentimental'. En otro anuncio televisivo de la misma empresa, aparece el mismo personaje, Jose, tratando de sacar dinero de un cajero, sin éxito. Aparece entonces el entrañable personaje del robot de Kredito24, que le entrega el dinero como si no tuviera mayores consecuencias.

En parecido ámbito de familiaridad actúa otro prestamista, Vivus, cuyo anuncio juega con la amabilidad que desprenden dos animales, un koala y una liebre, destacando la inmediatez y rapidez con la que esta empresa presta su dinero a los consumidores que lo requieran. "Sin esperas ni avales, con concesión 100% online y con la seguridad de un gran grupo financiero", refiere la empresa en el anuncio que cuelga en internet, que aparece también en TV y cuyo primer fotograma es un mensaje claro: "Relax".

Pero quizá la empresa que con más frivolidad publicita sus ofertas de crédito rápido es la web wonga, que ha puesto en marcha una especie de sit com de animación tridimensional, con personajes de edad madura en situaciones cómicas que nada tienen que ver con un contexto de necesidad de crédito al consumo. Estos personajes simpáticos, con voces de familiaridad exagerada (incluso acento regional) y un punto de desatención son exactamente lo contrario de la seriedad que se necesita para ser plenamente consciente de lo que supone un crédito rápido.

La puerta al sobreendeudamiento

"Pim pam pasta, sin sorpresas", es el eslogan de Wonga durante sus campañas publicitarias, que han derivado incluso en vídeos online de 'secuela' al estilo cinematográfico. Pero precisamente el problema de los créditos rápidos está en que las sorpresas están a la vuelta, y casi siempre desagradables. Las compañías de créditos rápidos han proliferado en Internet durante estos últimos años. Ofrecen desde micro-creditos de entre los 50 a los 800 euros para gastos inesperados o para cualquier otra intención, hasta créditos entre los 500 a los 6.000 euros. Dan todo tipo de facilidades a la hora de cobrarlos y pagarlos. 

Lo que no dejan ver tan fácilmente son los altos intereses con los que luego se reembolsan el dinero prestado. Unos intereses que, dependiendo de la cantidad y la duración del préstamo, pueden abarcar desde el 15% al 35%. Pero, además, una de las cláusulas que incluye los contratos de este tipo de créditos avisa al consumidor de que si no se paga el crédito en el plazo acordado, se entregarán los datos del deudor a la agencia de cobro en un intervalo que abarca desde los 7 a los 90 días desde la fecha de vencimiento del pago. Se van aplicando intereses moratorios completamente abusivos, que encarecen el préstamo hasta un límite peligrosísimo, que desemboca en un sobreendeudamiento incontrolable.

Por eso es doblemente censurable este modo de comercializar estos préstamos, como si no pasara nada, como si los problemas para llegar a final de mes de millones de consumidores fuesen un juego de niños con música infantil y personajes de dibujos animados. Decenas de miles de familias desahuciadas de sus viviendas y 700.000 millones de euros en préstamo vivo de los hogares españoles exigen una publicidad más rigurosa y seria; al menos, una advertencia legible y destacada como existe en los vídeos que las mismas empresas insertan en las webs de Reino Unido: "El pago tardío de la deuda puede causarle serios problemas económicos". 

 

 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente