La Economía de los Consumidores

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Mercado Alternativo Bursátil, cuando invertir los ahorros es una arriesgada apuesta de futuro muy incierto

El reciente 'caso Gowex' ha puesto de actualidad el MAB (Mercado Alternativo Bursátil), que permite a empresas de mediano tamaño buscar financiación a través de inversores, tanto institucionales como particulares. Un tipo de inversión arriesgada a la que no suelen acudir pequeños ahorradores, pero de la que no están excluidos.

15-08-2014

Ampliar imagen

El caso de Gowex, la empresa de servicios de WI-FI que gestó durante años un supuesto fraude financiero a costa de maquillar sus balances, ha dejado a muchos pequeños accionistas con sus títulos suspendidos de cotización y con un valor casi nulo. Las acciones de esta empresa, al igual que siguen haciendo las de otras 23 firmas, cotizaban en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), un mercado financiero dedicado a firmas de capital reducido -para los términos de la Bolsa 'normal'- en el que encuentran la financiación que no hay en los bancos. En su mayoría, son compañías en sectores en expansión, algo que puede tentar a los inversores, pero que, dado su alto riesgo, tal como ha quedado demostrado, no es aconsejable para el común de los ahorradores.

¿Cómo funciona el MAB?

El MAB depende de Bolsas y Mercados Españoles (BME), el mismo operador que regula en España la Bolsa, y está supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Tiene una regulación propia, específica para el tipo de empresas que acuden, y está pensado para “inversores institucionales y particulares”. Según explica BME, para garantizar “el adecuado nivel de transparencia” en el MAB, “se ha introducido una figura novedosa, el “asesor registrado”, cuya misión es ayudar a las empresas a que cumplan los requisitos de información”. Asimismo, las compañías cuentan con un “proveedor de liquidez”, un intermediario que les ayuda a buscar la contrapartida necesaria para que la formación del precio de sus acciones sea lo más eficiente posible, al tiempo que facilita su liquidez. 

Salvo algunas excepciones, los valores del MAB cotizan solo dos veces al día, de manera que se limita la posibilidad de vender o comprar las acciones a ese par de ocasiones (operaciones que tienen unos gastos de gestión), y hasta que no se cierran las ventas y compras no se fija el precio del las acciones. Aunque no es un mercado recomendado para la inversión directa de pequeños ahorradores, desde las instituciones se fomenta otorgando a los particulares que lo hagan un incentivo fiscal, una deducción de la cantidad aportada que aplican autonomías como Cataluña, Madrid, Aragón y Galicia, con distintas condiciones.

Empresas 'emergentes'

¿Qué empresas cotizan en el MAB? Son empresas en su mayoría de perfil arriesgado, muy ligadas a las nuevas tecnologías. Algunos ejemplos. En el MAB está 1nkemia, un conjunto de pymes de alta tecnología especializadas en desarrollos para la industria farmacéutica, química y biotecnológica; este campo, con amplio potencial, le ha dado una capitalización en el MAB de más de 46 millones de euros, sin embargo, en 2013 tuvo unos ingresos por ventas de apenas 1,9 millones de euros. En el caso de Eurona, empresa proveedora de Internet y telefonía especializada en el ámbito rural, su capitalización actual es de 53 millones de euros; en 2013, sus ingresos por ventas fueron de 11 millones de euros. 

Cabe señalar aquí que también en la Bolsa 'normal' se dan diferencias entre el valor de las acciones y la facturación real de las compañías, pero en una proporción mucho menos acentuada que en estos ejemplos y con empresas, en teoría, más consolidadas. También hay que considerar que en el precio de las acciones intervienen muchas más variables, como las patentes de la empresa, sus inmuebles, previsión de negocios futuros, noticias del sector...

Más conocida es Zinkia, la empresa que comercializa el famoso personaje infatil Pocoyó. Cuenta con una capitalización en el MAB de algo más de 11 millones de euros, cifra muy próxima a su volumen de ingresos en 2013; ejemplo de éxito hasta fechas recientes, en la actualidad está en proceso de concurso de acreedores y no cotiza desde febrero. También hay casos donde la relación capitalización/ventas es menos alarmante. Así, la firma Imaginarium, cadena de tiendas de juguetes y productos para la infancia, tiene una capitalización en el MAB de 20 millones de euros, pero facturó hasta el tercer trimestre de 2013 un total de 97 millones de euros en ventas. 

Mucha precaución

Como se ve, y ha quedado patente con el 'caso Gowex', en el MAB hay empresas de todo tipo, y no hay que dejarse impresionar por su valor en este mercado, ya que puede ser más fruto de una apuesta que de su fortaleza financiera y productiva real. Invertir en este mercado, incluso teniendo conocimientos financieros avanzados, es un ejercicio de alto riesgo, a evitar por pequeños ahorradores. Más viendo cómo los controles de las auditorías -una de las supuestas 'garantías' que ofrece el MAB- han fallado con Gowex. 

El MAB es un ejemplo más de que hay que ser precavido con las informaciones de prensa y no dejarse llevar por euforias, ya que a principios de año había artículos en la prensa económica asegurando que “el MAB está de moda” y que era el instrumento que permitiría a los particulares jugar en el mismo terreno que las grandes fortunas. El viejo dicho nunca falla: “nadie da duros a cuatro pesetas”.

El discutible papel de la CNMV

La CNMV, encargada de supervisar el MAB, ha demostrado una vez más ser un organismo ineficiente, y no es la primera vez que da prueba de su incompetencia supervisora, que en ningún caso garantiza mercados más seguros para los pequeños ahorradores. Con el escándalo de Gowex, también ha quedado en entredicho una vez más el papel de las auditorías, un puñado de empresas que se reparten el negocio de auditar las firmas de la Bolsa y el MAB. Es necesario un mayor control y vigilancia de todos los mercados financieros, incluido el más 'desconocido' MAB, para evitar que la falta de confianza en los mercados acabe repercutiendo en los pequeños accionistas.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente