La Economía de los Consumidores

Jueves, 24 de Octubre de 2019

Consumo crítico para un mejor bienestar

Crisis, deflación, endeudamiento... Los consumidores siguen adaptando sus gastos a unos cambios económicos actuales que traen ingresos cada vez más ajustados para las familias. Están aprendiendo a consumir de otro modo. Una nueva forma de consumir es clave para un verdadero cambio en el modelo de producción y consumo.

01-05-2014

Ampliar imagen

Tradicionalmente la gran amenaza para las economías domésticas ha sido la inflación, es decir una subida de precios que dificulta el acceso a bienes y servicios. Esta situación de asfixia se agrava si sumamos las cargas por el pago de la hipoteca.

Pero poco a poco comienza a aparecer una nueva amenaza: la llamada deflación, es decir, la bajada de precios. En parte tiene un efecto positivo ya que las familias no pierden poder adquisitivo. Sin embargo, produce efectos perniciosos. De una parte aumento del valor real de las deudas; y hay que recordar que el nivel de endeudamiento hipotecario de las familias sigue siendo elevado.

Retrato de los consumidores de hoy

Y en segundo lugar, retrasan las decisiones de gasto, ya que se espera a que continúen bajando los precios. Si esto lo combinamos con el nivel de desempleo el resultado es muy peligroso. Nadie consume, ya sea por carecer de rentas disponibles o por miedo al futuro. Ello provoca que los precios sigan bajando, las empresas no perciban ingresos y comiencen de nuevo a despedir personal que, lógicamente, restringirá su consumo.

Un laberinto que evidencia el precario equilibrio de una economía en en un contexto general y continuado de pérdida de poder adquisitivo. Los consumidores, presionados por este marco, han reducido sus gastos un 13%. Están aprendiendo a consumir de otra manera. A estos datos puramente económicos debemos añadir los cambios que está habiendo a través de fusiones de empresas. En el ámbito financiero, pero también en otros, asistimos a una concentración de empresas que incrementan su influencia en el mercado. Frente a ello surgen alternativas para los consumidores: Internet, como herramienta para encontrar mejores condiciones; las “compras colectivas”; los denominados “bancos de tiempo”, etc. Todo ello, todavía minoritario, evidencia que los consumidores quieren un nuevo modelo que hay que saber potenciar y estimular frente a los intereses empresariales.

Nuevo consumo: de la necesidad, virtud

Los abusos en los precios de la energía, luz, hipotecas, etc., están aflorando actitudes prudentes y sensatas en los hogares españoles que deben contribuir a equilibrar crecimiento económico y consumo. Permitir que la economía funcione pero sin los excesos de antaño que soportaban los consumidores y cuyas consecuencias recaen también sobre ellos.

Apostar por un nuevo rumbo económico exige conciliar crecimiento con sostenibilidad. La primera lección es que apostar al consumismo y el endeudamiento supone preparar las condiciones para una nueva crisis.

Potenciar la demanda interna sin caer en el consumismo exagerado de estos años pasados es deseable y posible a través de un consumo crítico y razonable. Ello contribuiría a vivir mejor. Las lecciones de un consumidor más atento a sus gastos y crítico con lo que adquiere y contrata, debe ser el fruto positivo de la crisis. Para que la ciudadanía recupere a través del consumo responsable los jirones de bienestar que se han ido cayendo.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente