La Economía de los Consumidores

Martes, 22 de Octubre de 2019

España, séptimo país europeo en producción de energía, necesita importar casi el 74% de la que consume

El consumo de energía en España cayó un 12% entre 2006 y 2012, consecuencia directa de la crisis económica que todavía sufre el país, pero aún así su dependencia energética respecto del exterior sigue siendo de las más altas de la Unión Europea. Así lo confirma un estudio elaborado por Eurostat, que señala que casi el 74% de la energía que consumimos tenemos que importarla, y que nuestra producción energética está muy por debajo de lo que nos correspondería.

01-03-2014

Ampliar imagen

España. 46 millones de habitantes. Alrededor de un billón de euros anuales de Producto Interior Bruto. Un consumo energético de 127 millones de toneladas equivalentes de petróleo en 2012, y una producción de apenas 33 millones. Casi el 74% de la energía que consumimos en España ha de ser importada. Quizá desde estas cifras pueda empezar a comprenderse el continuado abuso que sufrimos los consumidores españoles en el consumo de energía, electricidad y carburantes, que empieza porque, simplemente, España ha renunciado a producir lo que necesita. 

Así lo muestra un reciente informe de Eurostat, que saca una foto fija del consumo y la producción energéticos en la Unión Europea y establece comparaciones que son bien interesantes. La primera de ellas, que España es un país innecesariamente dependiente del exterior en materia energética. Países insulares, como Malta o Irlanda, aislados como Portugal, o pequeños estados como Lituania o Luxemburgo tienen excusa para presentar tasas de dependencia energética entre el 80 y el 100%. Pero hay dos estados, Italia y España, que no tienen esas excusas.

El caso español es particularmente llamativo. Su producción, 33 millones de toneladas equivalentes de petróleo, le coloca en séptima posición en el ranking europeo. El estado que le precede, Suecia, tiene cinco veces menos población y, claro está, casi autosuficiencia energética. Y los cinco mayores productores, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Polonia y Holanda, duplican, triplican e incluso cuadruplican la producción española. Más aún; estados como Rumanía o la República Checa prácticamente igualan la capacidad productiva española.

La energía nuclear supone la mitad de esta producción, y las renovables ahora denostadas suponen casi la segunda mitad. Petróleo, gas o carbón suponen porcentajes irrisorios dentro de estas fuentes de producción. Nada que ver con la variedad que presentan estados como Alemania o Reino Unido

El 'mix energético' español, además, es tremendamente poco variado. La energía nuclear supone la mitad de esta producción, y las renovables ahora denostadas suponen casi la segunda mitad. Petróleo, gas o carbón suponen porcentajes irrisorios dentro de estas fuentes de producción. Nada que ver con la variedad que presentan estados como Alemania o Reino Unido, que combinan energías limpias con derivados del carbón o el petróleo, más las nucleares. A partir de esta realidad se puede explicar el desequilibrio eléctrico existente en España, que pagamos los consumidores con la luz o las gasolinas.

Bajón del consumo

En efecto, la crisis está provocando un continuado descenso de la demanda energética por parte de consumidores y empresas. Entre 2006 y 2012, señala Eurostat, un 12% menos. Cifra que coloca a España como el gran país europeo, junto a Italia, en el que más ha caído el consumo de energía durante la crisis. A pesar de ello, como esta menor demanda sigue siendo muy superior a la producción del país, los precios no pueden bajar, no bajan, y no se prevé que vayan a hacerlo en el corto plazo; una reforma eléctrica insuficiente, torpe y basada en parches es el marco más adecuado para que este déficit estructural siga trasladándose al bolsillo de los usuarios.

El Gobierno español, pues, tiene ante sí el reto ineludible de emprender, y obligar a las empresas a hacerlo igualmente, un plan de diversificación energética en España, que optimice los recursos que hay en el Estado, fundamentalmente a través de energías limpias, para incrementar la producción propia de energía y rebajar esa dependencia del exterior que permite a las compañías excusar las subidas de precios sobre la base de "lo mucho que les cuesta" la electricidad en España. En camino de duplicar el precio de las facturas que pagan desde que se privatizó el mercado, los consumidores no pueden continuar sufriendo sus abusos ni un mes más.

Comentarios: 1

1 - 26-01-2016 - 17:09:45 h
¿Por qué España no produce toda la energía eleétrica que consume y necesita comprarla al exterior?

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente