La Economía de los Consumidores

Viernes, 22 de Febrero de 2019

Más impuestos y control para la Banca, pero... ¿cuándo se controlarán los abusos a los derechos de los consumidores?

La Unión Europea propone crear cuatro nuevos supervisores para controlar a entidades bancarias, aseguradoras y a los mercados de valores, pero sigue sin prohibir la comercialización sistemática de productos tóxicos, que sólo impedirá temporalmente. Entretanto las entidades podrán seguir ultrajando los derechos de los consumidores financieros, que siguen sin contar con ningún tipo de apoyo realmente eficaz.

07-09-2010

Ampliar imagen

La Unión Europea ha decidido crear nuevas herramientas de control del sistema financiero. Se trata de un Comité Europeo de Riesgos Sistémicos que vigilará los riesgos macroeconómicos y tres autoridades de supervisión para controlar bancos, seguros y mercados de valores. Serán autoridades que trabajarán a la vez que las autoridades nacionales, que mantienen su poder.

El objetivo con el que nacen es que, si las autoridades nacionales fallan, podrán adoptar decisiones ante las flagrantes violaciones del derecho europeo e imponer sus propias medidas. También podrán instaurar normativas técnicas para mejorar la regulación que, posteriormente, la Comisión Europea podría hacer suyos.

Se trata, en definitiva, de supervisores que, además, podrán prohibir temporalmente ciertas actividades o productos tóxicos. Pero, ¿por qué no lo hacen de manera permanente? Lamentablemente el mercado financiero se ha convertido en una herramienta demasiado importante como para poner coto de manera perpetua a las miles de trampas que, diariamente, las entidades financieras tienden a los consumidores en todo el planeta. Se ha perdido una gran oportunidad para que estos 'árbitros financieros' velen también por los derechos de los consumidores creando un organismo específico con participación de las organizaciones sociales y que controlen los abusos que se hacen directamente sobre los consumidores.

¿Repercutirán los nuevos impuestos a la Banca en el bolsillo de los consumidores?

El Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) presenta en los estertores del verano de 2010 un nuevo paquete de medidas impositivas que nacen con el objetivo de controlar a la Banca. La primera de ellas, y parece que primordial, está destinada a financiar los fondos de resolución de crisis nacionales con el objetivo de evitar distorsiones en la competencia y que algunas entidades paguen la nueva tasa en varios países a la vez.

Se trata de una tasa anticrisis que se calculará en base al pasivo de cada entidad, excluyendo los fondos que ya se hayan cubierto en el sistema de garantía de depósitos que tienen varios países. La Unión Europea también espera alcanzar un acuerdo para que las nuevas tasas sólo se apliquen en los países cuyas autoridades son responsables de la supervisión y gestión de crisis de cada entidad financiera.

La Unión Europea también quiere que el sector financiero contribuya más y mejor a los presupuestos generales del Estado. De esta manera se han presentado dos opciones a los ministros de Economía europeos: una tasa sobre la cuenta de resultados de cada entidad y otra sobre cada operación financiera. Bruselas parece inclinarse por la primera opción, ya que lograría una distribución más equilibrada de los ingresos puesto que, en la segunda, el 71% de la recaudación iría a parar a las arcas de Londres.

Es deseable que estas reformas, cuando se lleven a la práctica, no acaben gravando aún más la economía de los consumidores. Las líneas de actuación que se marcan son tres: exigir más capital y de mayor calidad, establecer unos requerimientos mínimos de liquidez (a corto y largo plazo) y fijar un ratio máximo de endeudamiento. Si no se cumplen estos criterios, denominados Basilea III, el mercado financiero seguirá mutando hacia un sistema demasiado elitista. Los servicios financieros más básicos -cuentas de ahorro, transferencias, traspasos,...- son imprescindibles para la ciudadanía y no pueden convertirse, bajo ningún concepto, en artículos de lujo.

Comentarios: 1

1 - 20-09-2010 - 03:39:07 h
El pacto mundial de desarrollo de economía sostenible en los países emergentes del tercer mundo, cuyos objetivos es erradicar el hambre y fomentar el derecho a la vida, se ha presentado como origen de la crisis financiera, habilitando al gran capital de las multinacionales como agentes privados de inversión para desarrollar los objetivos del plan internacional. Para ello, han obtenido ayudas de de rescate al sistema financiero, y los gobiernos internacionales han tolerado bajo la premisa del fin justifica lo medios, la practica cuasi delictual, de repercutir el riesgo financiero al inversor, o imponer condiciones abusivas a sus clientes para financiar el desarrollo del pacto mundial. El conjunto de la ciudadanía ha pagado un alto precio, ante un programa solidario autoimpuesto, que ha supuesto la pérdida de bienestar social, a cambio la gran banca, ha invertido lo percibido de manera irregular entre sus clientes, y, tengan presente que obtendrán buenos intereses por la inversión. Recientemente se anuncia por los organismos internacionales que los objetivos del pacto mundial no se están cumpliendo y que se hace necesaria una nueva aportación de capital a los países OCDE, es decir un nuevo esfuerzo que el conjunto de la ciudadanía no puede sufragar por el crecimiento negativo de la economía nacional, lo lógico es que el sector financiero, reinvierta los intereses de las inversiones realizadas, y por ello, estima la posibilidad de aplicar unas tasas a las multinacionales que gestionan el desarrollo, pues bien, la respuesta de la banca, no se ha hecho esperar y ha manifestado que de ser aplicadas las tasas, estas serán repercutidas a los clientes, es decir, que el lobo enseña su rostro, y pretende terminar con el rebaño. Las preguntas que debemos hacernos son las siguientes ¿Qué hará el pastor? mirara otra vez para otro lado o intervendrá nacionalizando el sistema, dado que el interés social de cumplir con los plazos y objetivos fijados por el OCDE es de primer orden mundial. ¿Cuál es la moral social predominante en la sociedad actual?, la paradoja es que el gran capital ha participado en las políticas de igualdad social y desarrollo sostenible, invirtiendo en el desarrollo de las economías emergentes, obteniendo intereses por las inversiones realizadas con recursos externos al capital social de la entidad, imponiendo arbitrariamente entre sus clientes condiciones abusivas e inversiones ruinosas para financiar el proyecto solidario, y ahora que se requiere el esfuerzo solidario para que colabore invirtiendo la rentabilidad de los intereses obtenidos por las inversiones realizadas con fondos públicos y de los clientes ninguneados, la respuesta es que no van ha contribuir con el pago de tasas y que si estas se aplican se repercutirán nuevamente a los clientes, evidencia que la responsabilidad social corporativa no es mas que un cuento para que los estados no interfieran en sus negocios, que no tiene ninguna ética o moral social, y que su intervención en el proyecto solidario ha sido por los lucrativos intereses que consolida su posición de poder y como siempre la burguesía y la aristocracia se consolidada como una élite social imperialista, con signos totalitarios que anteponen el interés individual del grupo al interés de humanitario, y de trasfondo cultural, observo que siempre hay amos y siervos, reyes y subditos, generales y soldados, y el futuro es mas de lo mismo.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente