La Economía de los Consumidores

Domingo, 17 de Febrero de 2019

Las monedas y formas de pago on-line abren nuevas vías, pero exigen de momento mucha prudencia al consumidor

Comprar un libro y pagarlo en euros, dólares, yenes... O, por qué no, en bitcoins. Esta es una de las monedas electrónicas más usadas en Internet, y supone el ejemplo más llamativo de las formas de pago alternativas que han traido consigo las nuevas tecnologías. Son métodos fáciles y rápidos, pero tienen también fallas, por lo que el consumidor debe manejarse con prudencia y con conciencia de que se está usando dinero real, no billetes del monopoly.

14-06-2013

Ampliar imagen

Bitcoin, la moneda digital más extendida

Uno de los métodos alternativos más extendidos en la Red es Bitcoin. Se trata de una moneda digital que permite realizar transacciones instantáneas y pagos a todo el mundo, con un coste bajo o incluso nulo. No hay de por medio ninguna entidad bancaria, se trata de un sistema entre particulares. Para operar con Bitcoin es necesario instalar un monedero electrónico en el ordenador, móvil o tableta, disponibles sin coste alguno. A través de este monedero se realizan las transacciones, cuyo sistema es similar al envío de un correo electrónico entre dos usuarios.

Al ser un sistema de uso entre particulares, sin ningún patrón asociado para respaldar su valor y sin ninguna institución regulatoria detrás, no es una moneda de curso legal. Para hacerse con ella y poder usarla, el consumidor debe comprar bitcoins a otro usuario que ya esté dentro del sistema. Una vez los tenga, más vale que los gaste pronto: es una moneda cuyo valor cambia en cuestión de minutos. Por eso sería una temeridad poner nuestros ahorros en esta moneda, ya que podría devaluarse bruscamente y hacernos perder mucho dinero.

En cuanto a su funcionamiento, aunque es un software complejo, para el usuario es sencillo operar. Es similar a enviar un correo electrónico, ya que se crea una cuenta o dirección para que los usuarios se identifiquen entre sí y procedan a enviarse el dinero. Se recomienda crear una cuenta para cada operación a realizar, ya que las transacciones, aunque no se sepa quién es el titular de la cuenta -en este sentido se puede decir que son anónimas-, todo el mundo puede ver todas las operaciones realizadas por una misma cuenta.

La seguridad del bitcoin, relativa

El monedero usado en Bitcoin es responsabilidad del usuario, y de él depende realizar operaciones de seguridad como hacer copia en otro soporte o escriptarlo. Operar con Bitcoin requiere también de contraseñas, que a mayor complejidad dan más seguridad. Debido a sus complejos sistemas de criptografía, se asegura que es una moneda imposible de falsificar. 

Sin embargo, una de las caraterísticas de Bitcoin genera una gran inseguridad en el consumidor a la hora de pagar por un servicio o producto. Las transacciones con Bitcoin son irreversibles, una vez hecho el pago no se puede cancelar. Esto, unido a que el usuario puede ser anónimo, da gran ventaja al vendedor y deja en una situación de inseguidad al consumidor, que puede ser víctima de una estafa o venta fraudulenta y no tener a quien reclamar. 

El consumidor debe exigir a los vendedores que usen este medio de pago que se identifiquen con datos como el nombre de su empresa, el número de Registro Mercantil, etc. Si aún así desconfía, no use este método, se expone a perder su dinero.

Servicios de pago online: Google se apunta a la fiesta

El gigante Google va camino de fagocitar Internet. Le faltaba ser un banco, y está cerca de ello con el anuncio de que permitirá realizar transferencias en efectivo. Esto supondrá una alternativa real a la banca tradicional a la hora de realizar esta operación, que suele estar sujeta a importantes comisiones. Claro está que Google busca sacar tajada, y dicen que cuando se utilice tarjeta de crédito para realizar la transferencia cobrarán una pequeña comisión. 

Para poder operar con Google será necesario tener disponer de un ordenador y de una cuenta en su servicio Google Wallet. Esta aplicación, una especie de monedero electrónico, se ha hecho popular en los últimos tiempos, ya que se ha usado como método de pago para renovar la suscripción a la mensajería instantánea en móviles de Whatsapp. Sin embargo, de momento no será posible realizar transferencias a través del móvil y habrá que disponer de un ordenador. Google garantiza la seguridad de su servicio y que cubrirá el 100% de los pagos no autorizados. ¿Estamos ante el primer paso del Banco Google? 

Pagos online, el reino de Paypal

Paypal es uno de los sistemas de pagos y transferencias on-line más populares. Permite realizar estas operaciones dentro de la zona euro de manera gratuita, mientras que cobra una comisión si se ha de realizar conversión de moneda. Para operar con Paypal se puede tener una cuenta en el servicio, asociando una tarjeta o cuenta corriente; de esta manera, cada vez que se hace un pago o transferencia no hay que recordar el número de tarjeta o cuenta cada vez, sino tan solo usar la cuenta de Paypal asociada, a la que se accede tecleando el correo electrónico y una contraseña. También se puede pagar a través de Paypal sin tener asociada ninguna cuenta, ya que muchas tiendas on-line disponen de esta plataforma como intermediario para los pagos a través de tarjeta, si bien aquí el usuario sí ha de dar todos sus datos para realizar el pago.

Las operaciones con Paypal generan una comisión, que se compone de una tarifa variable -en función de la zona a la que se envía el dinero, o si se hace mediante cuenta paypal o cargo a tarjeta- más una cantidad fija de 0,35€. Habitualmente quien asume el coste de la operación es el vendedor, pero el ordenante de la operación puede decidir si la paga él o el beneficiario. Por eso asegúrese cuando compra a través de esta plataforma a quién se van a cobrar estos gastos, y evite pagar más de lo esperado por un producto.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente