La Economía de los Consumidores

Lunes, 23 de Octubre de 2017

Cómo cambiar de banco sin perder dinero ni más tiempo del necesario

Para cerrar una cuenta en una entidad bancaria debemos tener en cuenta varios aspectos: sacar todo el dinero, domiciliar los recibos en otra entidad, comisiones que puedan cobrarnos por cerrar la cuenta... cambiar de entidad no es tan sencillo como parece. Lo analizamos.

17-01-2013

Ampliar imagen

¿Su banco abusa de usted? ¿Está harto de ver en las noticias cómo su entidad abusa de los consumidores con productos como participaciones preferentes, cédulas hipotecarias o pagarés? ¿Su entidad comete abusos hipotecarios, como cláusulas suelo o swaps? ¿Le parecen indignantes las indemnizaciones que se han llevado los exdirectivos de su caja, ahora rescatada con dinero público? En resumen, ¿está harto de su entidad financiera? Si es así, quizá haya llegado el momento de cambiar de banco. Pero cuidado, hacerlo a la ligera y sin tener en cuenta una serie de pasos puede ocasionarnos pequeñas molestias. Hágalo bien y le será rentable.

Ofertas de la banca para cambiar de banco

Antes de cambiar de banco hemos de analizar las ofertas y condiciones de la competencia. Tal y como ha demostrado el estudio de ADICAE 'Análisis de las comisiones en tiempos de crisis', cambiar de banco puede suponernos un ahorro de alrededor de 200 euros al año, dependiendo de las comisiones y condiciones de nuestra entidad actual y de la nueva. Hay que tener muy claro qué operaciones realizamos habitualmente o los servicios que necesitamos contratar. No tiene sentido cambiar de entidad  porque nos ofrezcan un servicio que no utilizamos a un menor precio. La comisión que suele tener un mayor protagonismo es la del mantenimiento de la cuenta corriente, pero en algunos tipos de cuentas se exigen la domiciliación de nóminas y recibos, incluso la contratación de un seguro. Para asegurarnos de las comisiones que cobra una entidad financiera lo mejor es exigir el listado de comisiones en una sucursal, ya que incluso los que aparecen en las páginas web de los bancos están incompletos.

Si comparamos ofertas hay entidades que publicitan ganchos comerciales. Últimamente están muy de moda las cuentas nómina, cuentas remuneradas que requieren la domiciliación de la nómina, 3 recibos principales, tarjetas de débito... y a cambio no se pagarán comisiones. Hay que ser cauteloso, ofrecen una alta rentabilidad pero exigen una permanencia que puede ser de 2 años. Si decidimos cambiar de banco para acceder a una cuenta nómina es conveniente que no tenga compromiso de permanencia. Algunas cuentas nómina no tienen comisiones. 

Otros bancos también ofrecen cuentas remuneradas, todas ellas tienen un factor en común: su escaso plazo de rentabilidad (normalmente de 3 a 5 meses). Además hay que tener en cuenta que algunas entidades no aplican las comisiones más comunes, es cuestión de buscarlas. La banca por Internet también puede ser una buena opción, pero hay que analizar sus pros y sus contras y ver si se adapta a nuestras necesidades. En cuanto a la domiciliación de nómina, algunas entidades ofrecen 'regalos de baratillo' como juegos de cocina o aparatos electrónicos, descuentos en recibos, etc. por domiciliar la nómina o pensión. La nómina tiene que superar una determinada cantidad (el 'regalo' a recibir dependerá de ella) y exigen un compromiso de permanencia.

Los depósitos a plazo fijo también han sido el motivo de muchos cambios de entidad, aunque con la actual limitación a su rentabilidad 'recomendada' por el Banco de España habrá que ver si sigue siéndolo. 

Una vez analizadas las ofertas de la competencia y elegida la entidad que más nos conviene, ha llegado la hora de cambiar de banco.

Decálogo para cancelar una cuenta

1. Comprobar que no existe compromiso de permanencia en nuestra cuenta actual. Es una cláusula extraña en las cuentas corrientes, pero suele aparecer en las cuentas nómina.

2. Asegurarnos de que no hay operaciones en curso, para no cancelar su desarrollo.

3. Buscar en el contrato de la cuenta si la entidad puede aplicar alguna comisión por cancelarla.

4. Si se han pagado comisiones por algunos productos, como las tarjetas de débito o crédito, solicitar que se devuelva la parte proporcional correspondiente al tiempo no disfrutado. Es decir, si el 1 de enero nos cargan la comisión de mantenimiento correspondiente al periodo entre el 1 de enero y el 1 de junio y cancelamos la cuenta el 17 de enero, deberán reintegrarnos lo correspondiente al periodo entre el 17 de enero y el 1 de junio.

5. Pedir un documento de posición global a nuestra entidad, para comprobar los recibos domiciliados, productos contratados, etc.

6. Domiciliar los recibos y cualquier otra domiciliación bancaria -nómina, prestación por desempleo...- en la otra entidad a la que vayamos a llevarnos nuestros ahorros. Esto puede hacerse por escrito, por teléfono o presencialmente en cada empresa.

7. Para mayor seguridad, realizar estos pasos en la sucursal en la que abrimos la cuenta. Aunque no hay imperativo legal, algunas entidades ponen problemas para cancelar la cuenta en sucursales diferentes a la de apertura. 

8. Sacar todo el dinero que haya en la cuenta, dejándola a cero. No realice una transferencia, ya que su antigua entidad podría aplicarle comisión, ordene en la nueva entidad que cursen una Orden de Traspaso de Efectivo por el importe del saldo de la cuenta, así se ahorrará comisiones. 

9. Recoger el justificante entregado por el banco que acredite que usted ha cancelado la cuenta.

10. Si ha tenido algún problema siguiendo los pasos anteriores, acuda a su sede de ADICAE para presentar la correspondiente reclamación.

También es imprescindible saber el tipo de cuenta, ya que si es indistinta podrá darla de baja cualquiera de sus titulares, pero si es mancomunada será necesaria la firma de todos los titulares.

Al comunicarle a nuestra entidad que queremos dar de baja nuestra cuenta es posible que quieran evitar nuestra marcha y nos ofrezcan condiciones más ventajosas. Usted tendrá la sartén por el mango y recuerde que si ha decidido cambiarse de entidad ha sido por algo. Hay muchos consumidores que permanecen en el mismo banco durante toda su vida, algo que aprovechan los comerciales y directores de entidad para, haciéndose valer de la confianza adquirida, 'colocar' productos tóxicos como participaciones preferentes, deuda subordinada, pagarés,... además, si los usuarios cambiamos tan fácilmente de compañía telefónica cuando estamos descontentos con ella, ¿por qué no cambiar de banco? Nada es eterno, y tampoco debe serlo la fidelidad a nuestro banco si no estamos contentos con él...

Comentarios: 3

3 - 02-07-2015 - 00:40:07 h
Los consumidores estamos exprimidos y totalmente desamparados. Debemos unirnos porque del Gobierno poco se puede esperar ya que son los mismos que nos exprimen. Gracias.

2 - 14-10-2014 - 09:00:25 h
Según tendgo entendido, desde la aplicación de SEPA ya no es posible realizar OTE's (punto número 8). ¿Es cierto?

1 - 11-06-2014 - 02:33:58 h
ola, muy buenas, italiano residente con cuenta corriente y cuenta valores (acciones) con BBVA. la cuenta corriente sin comisiones por tener mas de 500 acciones de BBVA, pero la cuenta valores asociada es un hurto. no tengo nomina, jubilado en Italia donde tengo una cuenta periódicamente saco dinero con tarjeta italiana y ingreso dinero en la cuenta española. puedo cambiar de banco con las dos cuentas distintas? gracias por contestarme

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente